El 21 de marzo en el hemisferio norte, 22 ó 23 de septiembre en el hemisferio sur, día que dura igual que su noche, es una fecha señalada por antiguas culturas como poderosa para un encuentro entre el hombre y las fuerzas de la naturaleza . Este ritual traerá a tu vida y a la vida de tu coven aquello que deseas y que tanto empeño pones en conseguir.

Ritos de primavera Recuerda antes de realizar ningún ritual o hechizo abrir el Circulo de protección . También es aconsejable realizar una meditación previa. Todo esto no te tomará más de una hora. Debes estar limpio/a y con todos los elementos a la mano antes de comenzar.

Si lo prefieres, puedes meditar con alguno de los Arcanos del Tarot.

Busca un lugar tranquilo y comienza con una respiración lenta para relajar la mente y el cuerpo. Es importante que mantengas la espalda recta... Comienza la meditación previa...

Abre tu mente y espíritu a todo lo que venga, no te preocupes...no será malo. Cuando las cosas se hacen con buenos sentimientos, se ahuyenta lo malo y se atrae lo bueno.

En tu meditación recuerda enviar todo tu amor a la Madre Tierra.

MATERIAL NECESARIO:

· Una maceta de tamaño medio
· Tierra apropiada para plantar
· Semillas de trigo o de cualquier otro cereal que no tarde en germinar
· Incienso del olor que tu prefieras
· Cerillas de madera
· Una vela blanca
· Una vela verde

PROCEDIMIENTO:

Necesitarás realizar este ritual en un lugar en donde exista tranquilidad y nada que pueda perturbarte ni obligarte a dejarlo a medias.
 


Para comenzar siéntate en el suelo frente teniendo a mano todo lo que vas a utilizar, (sería ideal si pudieras estar al aire libre y en contacto con la naturaleza, pero si es así, ten mucho cuidado con las velas). Coloca frente a ti la maceta, a un lado las semillas y al otro el resto de elementos.

 



Comienza el ritual:

Enciende una cerilla alabando a la vida que da color a todas las cosas y enciende las dos velas y el incienso. Presenta tus respetos a la Madre Naturaleza y repite en voz alta: ”Madre Naturaleza, Vana Dea, que regalas vida, que cuidas de tus hijos, escucha mi plegaria, concédeme el deseo que tanto ansío otorgándole el poder de crecer fuerte hasta hacerse realidad. Tu mano tomo dejándome guiar por ella y por todo aquello que como señal me envíes. Despeja mi camino y permíteme recoger los frutos de tanto esfuerzo. Ante ti muestro mis esperanzas confiando en tu benevolencia, Madre Naturaleza, Vana Dea.”

(Puedes crear tu propio texto pues lo más importante es la intención y la intensidad con que pronuncies las palabras)

Toma ahora el incienso y expande su humo hacia adelante, confiando en que sea el mensajero de tu petición. Pide en voz alta lo que quieres conseguir y observa cómo el humo avanza, cómo sube, cómo desaparece…

Visualízate consiguiendo lo que deseas, sintiendo que ya lo tienes, que ya puedes disfrutar de ello.

Toma entonces las semillas con una de tus manos e imagina que en ellas están tus deseos, impregnándolas de todo el amor y la ilusión que has puesto en ellos.

Dejar caer ahora las semillas en la tierra y cúbrelas para que germinen, con ellas nacerán nuevas oportunidades que te ayudarán a avanzar en tu camino.

Apaga las velas dando las gracias por todo lo bueno que está por venir.

El objetivo de este ritual es permitir que tu vida florezca así como lo hace la primavera.

Ingredientes:

- Velas de color verde claro (tantas como quieras).
- Lápiz y papel.
- Una maceta y una bolsa de abono vegetal.
- Un paquete de semillas.

Enciendes las velas y escribes tu nombre en un papel que doblarás y sostendrás en tu mano. A la luz de las velas, te sentarás y reflexionarás sobre tu existencia y sobre la vida que surge en primavera y que se percibe en todas partes.

Rememora los momentos agradables en que escuchas el canto de los pájaros, que acaricias una flor, que sientes la brisa de la Madre Tierra que te muestra su abundancia en un estallido de mil colores.

Cierra los ojos y visualízate como una oruga. Imagina que, lentamente, te conviertes en una crisálida antes de convertirte en una hermosa mariposa. Estira tus alas y siente el calor del sol. Pruébalas y date cuenta de que puedes superar cualquier obstáculo o dificultad en tu camino.

Entierra el papel, con tu nombre escrito en él, en la maceta y planta las semillas encima de él. Añade el abono y riega la planta.

A medida que las plantas florezcan, tú también lo harás, natural y fácilmente.

Como podéis comprobar es un ritual bien sencillo pero realmente hermoso y que os hará ver que la fuerza y la energía para luchar por lo que deseáis está en vuestro interior. Sólo debéis cultivarlo y dejar que aflore a la superficie.



CORRESPONDENCIAS DE OSTARA


Inciensos:
benjuí, violeta, rosa, jazmín. Ve la sección de Inciensos
Colores: rosa, verde claro, amarillo
Bebidas: vino, jugos de frutas y té herbal
Hierbas: Narciso, Asperilla, Violeta, Aulaga, Olivo, Peonia, Lirio,  Narciso, Tompón, Todas las flores de primavera
Comida: comidas preparadas con semillas de girasol, brotes de verduras hojosas, platillos perorados con flores
Tradiciones: decorar y regalar huevos de Ostara, caminar en algún bosque o parque para conectarte con la naturaleza que está despertando, trabaja o planta tu jardín mágico, aprende y experimenta todo lo que tenga que ver con las hierbas, infusiones, propiedades mágicas, etc.

 

Si deseas una pagina como esta, o cualquier servicio de diseño o números 80X y/o 90X, pincha en el banner

 

 

 

 

contador de visitas
contador visitas